OBRAS

GALERIA DE IMAGENES -->

Abstracción-Expresionismo-Plein air

Acceso a la galería de imágenes Rafael Català aplica a sus obras, durante la década de los años sesenta, una carga temática y de compromiso social, involucrada con la miseria de seres desfavorecidos, en un intento de rememorar etapas pretéritas, con la apatía de los oprimidos, la rabia interior y el vicio permitido de la evasión. A pesar de ello la idea interior de Català en su pintura expresionista no quiere plantear revoluciones ingenuas que cautiven a la mediocridad, concibiendo la obra en su propio se, pretendiendo transmitir individualidad emocional de quien la analice, y una universalidad subjetiva, autónoma y radicalmente opuesta a lo global. “El problema, el gozo, la soledad y las miserias son parte de mi”. El pintor se encierra en su propia desesperación con fuertes trazos, sin dejar escapar ni el más mínimo esfuerzo de sublevación externa. Nace la idea del “Aturdido yo”, y se mantendrá paralela a su producción durante toda su trayectoria artística, aunque con claras variaciones y modificaciones con respecto a los inicios dramáticos y desconcertantes, transportando al autor del “Yo” al “ser ajeno” (a partir de los años setenta), en donde la lejanía visual de los plasmado y el despego personal se consolida.

Consciente de que la pintura debe de superar las barreras dramáticas y agónicas de un pensamiento aturdido, Rafael Català emprende nuevos caminos paralelos e incluso coetáneos con motivo de darle a la plástica una variedad y riqueza que no podía encontrar en otros géneros pictóricos. Con el paisaje el pintor se siente librado, del sentido el sentimiento de un tema que, no pocas veces, eclipsa al propio proyecto, valorándose más el mensaje que el propio contenido. No habría que hacer n gran esfuerzo de memoria para descubrir que el paisaje y el bodegón fueron los dos géneros básicos utilizados para iniciar las principales vanguardias del siglo XX; desde el paisaje se descubrió el Impresionismo, desde el bodegón el cubismo. El paisaje, y en Català no hay ningún tipo de duda, es como un laboratorio experimental en el que se analiza y elaboran nuevas fórmulas técnicas y estéticas que conducen a una evolución y desarrollo de la pintura.